lunes, 22 de mayo de 2017

Ensalada de aguacate y fresones

Amo las ensaladas y enredar con ellas ¡Es tan divertido mezclar colores e inventar con todo lo que haya en la nevera!
Y aunque ya no puedo ponerle muchos de los ingredientes que solía usar, como el queso, que da tanto juego, sigo buscando combinaciones diferentes para no aburrirme. Eso sí, casi siempre entre ellos algún tipo de fruta, porque les da frescor y un toque agridulce que me encanta.
A ésta le he puesto fresones, aprovechando los últimos de la temporada, que casan muy bien con la untuosidad del aguacate, mientras que el pepino y la hierbabuena la hacen súper fresquita ¡No se la quitéis que veréis qué puntazo de saborcillo le da!
Sí podéis cambiar el aguacate por un queso fresco, que también le va muy bien.

Salud a mares que estamos en plena operación bañador de cuello vuelto ;)


Ingredientes:

  • 1 aguacate
  • 1 pepino
  • 8 fresones
  • 1 lechuga o bolsa de brotes verdes de lechugas variadas.
  • aceite de oliva virgen, zumo de limón y 1 cucharadita de miel.
  • hojas de hierbabuena.
No pongo modus operandi porque me parece ya el colmo de la tontería explicar cómo se hace una ensalada.

martes, 14 de marzo de 2017

Calamares con guisantes frescos y su majao

La primavera está a la vuelta de la esquina, y con ella vienen los guisantes frescos. Sí, sí, existen frescos, no nacen en la bolsa de congelados.

Nada en contra de este socorrido método para conservarlos, pero merece la pena aprovecharlos en su estado natural de vez en cuando, aunque salga un poquito más caro. El sabor y el aroma a verde que desprenden y su textura más suave no tienen nada que ver con el congelado ¡Si no se arrugan, quedan redonditos y lustrosos!

Ello no quiere decir que esta recetilla no pueda hacerse con los congelados, que también queda muy rica.
Es barata, rápida, muy fácil, súper sabrosa y sanísima.
Mirad el verde de la foto. ¿A que ya os he convencido?





Ingredientes (4p):

  • 3/4 kg de calamares.
  • 1/2 kg de guisantes bien frescos.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajos.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • 1 c. sopera de piñones.
  • 1 c.   "        de almendras tostadas.
  • 3 hebras de azafrán (o 1/2 cucharadita en polvo).
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce.
  • unas ramitas de hierbabuena. 
  • aceite oliva, sal y pimienta.

Elaboración:

  1. Majar en un almirez los piñones, las almendras, los dientes de ajo y el azafrán. Reservar.
  2. Limpiar los calamares, quitarles las tripas y cortarlos en anillas.
  3. Picar la cebolla en juliana  y saltear en una sartén con un poco de aceite. Cuando esté pochada, añadir los calamares y el pimentón. Rehogar unos segundos y añadir el vino. Dejar que evapore el alcohol y agregar 1/2 vaso de agua o caldo de verduras o pescado y unas hojas de hierbabuena. Salpimentar, tapar y dejar cocer a fuego bajo 1/2 hora.
  4. Sacar los guisantes de sus vainas y reservar.
  5. Cuando queden unos 10 mts de cocción a los calamares, añadir los guisantes y el majado y dejar cocer a fuego suave durante unos 10 mts (los guisantes frescos son mucho más tiernos que los congelados y se hacen antes. Este tiempo es para que queden al dente y no se arrugue la pielecilla, pero si te gustan más blanditos, déjalos más tiempo).
  6. Servir caliente con hojitas de yerbabuena.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Bizcocho casero de manzanas, naranjas y almendras

Lo que yo llamo bizcocho de reaprovechamiento. Vamos, lo que se ha hecho de toda la vida de Dios en las casas: echar mano de lo que hay y hornear gloria bendita.
Una ve preciosidades por internet, bizcochos de escaparate con algunos ingredientes que al mirar el precio te ponen más a dieta que la famosa operación bikini. Estarán de lujo, pero como los bizcochos caseros, de recetas de cuaderno de hule cerrado con gomilla como éste, ninguno.

Naranjas, que las hay en todos los hogares; un par de manzanas que se empiezan a poner tontonas; paquete de almendras crudas aburrido en la despensa desde que se hizo otro pastel en la Guerra de Cuba y aceite. Nada del otro mundo pero se consigue un espectáculo.
Además tiene la gran ventaja para los intolerantes a la lactosa de elaborarse como antaño, con aceite de oliva, mucho más sano que la mantequilla.
No hace falta que os diga más. ¡Mirad qué pintaza! Todo lo que tiene de bonito lo tiene de rico.



Ingredientes:

  • 100 gr. harina sin gluten (yo le he puesto harina de maíz amarilla, que le da un color dorado precioso. Si lo haces con harina de trigo, la misma cantidad).
  • 100 gr de almendras molidas.
  • 200 gr de azúcar (yo le he puesto 150 gr, mucho menos empalagoso y no se resiente la masa para nada. La próxima vez le pongo 100 gr).
  • 2 huevos L.
  • 2 manzanas medianas no harinosas (que pesen entre las dos unos 350 gr. aproximadamente).
  • 150 gr. de aceite de oliva suave (ya sabéis, si no os gusta, de girasol o mantequilla la misma cantidad).
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo sin gluten.
  • la ralladura y el zumo de una naranja.

Elaboración:

  1. Pelar y cortar las manzanas en dados. Ponerlas en un cuenco y bañarlas con la mitad del zumo de naranja, la ralladura y una cucharada generosa de azúcar. Dejar macerar 1/2 hora, dándole la vuelta de vez en cuando.
  2. Precalentar horno a 180º . Untar con una gotita de aceite un molde redondo de 20 cm de diámetro y forrar la base con papel de horno.
  3. Poner en un bol los huevos con el azúcar y batirlos con varillas eléctricas hasta que blanqueen (yo los pongo a velocidad máxima 8-10 minutos, para que cojan bastante aire). Bajar la velocidad y añadir en hilo el aceite, sin dejar de batir, como si fuera una mayonesa. 
  4. Añadir al bol la harina tamizada con la levadura, las almendras molidas y la mitad del zumo de naranja. Mezclar suavemente con una cuchara hasta que estén incorporados.
  5. Verter esta mezcla en el molde y repartir por encima los trocitos de manzana con los jugos. Meter en el horno y cocer 50 mts-1 hora, dependiendo del horno. Si lo haces en molde más grande (también admite uno de 23 cm) en 40-5 mts. estará listo.
  6. Pinchad con un palillo para ver si está listo. Sacar y dejar en el molde 10 minutos. Desmoldar en una rejilla y dejar enfriar. Una vez frío, rallar por encima media naranja justo antes de servir.

jueves, 16 de febrero de 2017

Ensalada de bacalao y naranjas al azafrán

Quién piense que el color del invierno es el negro o el gris, o bien tiene vocación de triste (que los hay a montones) o milita en el gótico tribal siniestro.
¡¡El color del invierno es el naranja, hombre!!
A las pruebas me remito con una de mis ensaladas favoritas y clásica en Andalucía, a la que yo le añado el toque de azafrán porque me encanta su combinación con la naranja.

Claro que lleva dos de mis ingredientes "fetiche": las naranjas y el bacalao. Pero está espectacular de gustosa y no tiene ningún trabajo. Un mínimo esfuerzo si os pasa como a nosotros, que el bacalao desalado tal cual, que es como se debe hacer, os parece un poquillo estopa. En ese caso, haced como yo: un hervor de un par de minutos y pierde la tiesura.
No os podéis perder esta ricura, sana, ligera, y complicación nivel "marido con santa desconectada en SPA relajante ante cena sorpresa"




Ingredientes:

  • 200 gr de migas de bacalao salado.
  • 3 naranjas grandes.
  • 1 cebolleta (o cebolla).
  • 1 lata de aceitunas.
  • aceite de oliva virgen extra (el mejor que tengáis en casa. De su calidad dependerá mucho el éxito de esta ensalada).
  • vinagre o zumo de limón, sal (con precaución. Probad antes siempre el bacalao) y unas hebras de azafrán.

Elaboración:

  1. Dejar las migas en remojo 12 horas. No hace falta más porque la gracia de esta ensalada es que el bacalao quede sabrosete y sea el que le sabor al plato. Hervirlas en un poco de agua durante 2 o 3 minutos si no os gusta en crudo. Si no tenéis problema, poned el bacalao tal cual en ensalada. 
  2. Haced el aliño: poner en un tarro de cristal el aceite, vinagre, sal y hebras de azafrán. Tapar y agitar durante unos minutos para emulsionar. Reservar.
  3. Pelar al vivo las naranjas y cortarlas en rodajas o en gajos. 
  4. Picar la cebolleta en aros y las aceitunas.
  5. Montar la ensalada: Poned todos los ingredientes en una fuente y rociar con el aliño de aceite y azafrán. Servir a temperatura ambiente o fresca (pero no recién sacada de nevera que no se notan los sabores).

jueves, 9 de febrero de 2017

Turbantes de lenguado y jamón con puerros caramelizados

Si os dijera el coste de esta vistosa y rica receta, de nombre largo y encopetado como los de los restaurantes no os lo creeríais.
Pero si echáis un vistazo a los ingredientes, Tomases de poca fe, podréis ver que esto, no sólo lo hace un niño de guardería en menos que ladra un perro con un petardo, sino que está al alcance de todos los bolsillos, además de ser saníísimo.
¡A disfrutar!



Ingredientes (4p):

  • 8 Filetes de lenguado o gallo congelados (generalmente son de gallo, pero te los venden como lenguado. Si fueran tal, estarían a precio de caviar. O son lenguados de las Molucas, vaya usted a saber. Pero están muy ricos y solucionan la comida). También se puede hacer con filetes de merluza. Panga no, por favor!!
  • 16 Lonchas de jamón serrano (yo he puesto del que viene precortado y envasado en el súper. No hace falta que sea Jabugo).
  • 3 Puerros 
  • Mermelada de cebolla. Esto es opcional, pero le da un gusto exquisito. Yo uso la de Hacendado, pero también los puedes caramelizar con una cucharada de azúcar.
  • 1/2 Vaso de vino blanco.
  • 1 cucharada sopera de vinagre.
  • Aceite de oliva, sal, perejil fresco picado.

Elaboración:

  1. Descongelar el pescado en la nevera la noche anterior (parece una obviedad, pero no será la primera vez que se nos olvide jeje).
  2. Lavar los puerros, quitarles la parte verde y cortarlos en aros. Rehogarlos en una sartén con un poco de aceite hasta que estén blanditos. Añadir entonces 4 cucharadas soperas de mermelada de cebolla, sal y el vinagre. Dejar que se mezclen. Agregar el vino y dejar reducir el alcohol.
  3. Cada paquetito de filetes trae los dos lomos del lenguado. Separarlos y extenderlos. 
  4. Cortar a lo largo las lonchas de jamón para que se ajusten al ancho (más o menos) del filete. Ponerlas sobre los lenguados y enrollarlos. No le pongo sal al pescado porque el jamón ya lleva la suya. Si ves que se te abren los rollitos, ciérralos con palillos de dientes. 
  5. Poner los turbantes en la sartén, tapar y cocer 5-6 minutos (si véis que se quedan un algo secos, añadirles un poco de caldo o agua).
  6. Servir rápidamente espolvoreados con perejil fresco picado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly